Los reptiles mas venenosos del mundo

¿Te ha resultado útil este post?
Tabla de Contenido
  1. Los animales más peligrosos de Asia
    1. Lagartos
    2. El animal más venenoso
    3. Araña más venenosa

Los animales más peligrosos de Asia

Los animales venenosos administran activamente sus toxinas (denominadas veneno) a sus víctimas a través de un mecanismo especialmente desarrollado, como una mordedura o una picadura, mediante el uso de un aparato venenoso, como colmillos o un aguijón, en un proceso denominado envenenamiento[1][2].

A menudo se distinguen de los animales venenosos, que en cambio liberan pasivamente sus toxinas (llamadas veneno) a sus víctimas al entrar en contacto, como por inhalación, absorción a través de la piel o tras ser ingeridos[1][2][3] La única diferencia entre los animales venenosos y los animales venenosos es cómo liberan las toxinas[3] Esta lista trata exclusivamente de los animales venenosos.

Los venenos han evolucionado para servir a una amplia variedad de propósitos. Sus efectos pueden ir desde una leve molestia pasajera hasta la parálisis y la muerte, y pueden ser muy selectivos en cuanto a las especies a las que se dirigen, por lo que a menudo resultan inofensivos para todos los organismos coevolucionados excepto para unos pocos; lo que puede ser mortal para una especie puede ser totalmente insignificante para otra. Dado que la definición de "venenoso" puede ser extremadamente amplia, esta lista incluye sólo aquellos animales con veneno que se sabe o se sospecha que tiene importancia médica para el ser humano o los animales domésticos.

Lagartos

Se calcula que cada año muerden serpientes a 5,4 millones de personas, lo que provoca entre 81.000 y 138.000 muertes y muchas más amputaciones, según la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, las serpientes con veneno muy potente no siempre son las más peligrosas para las personas. La mayoría sólo quieren que las dejen en paz y no buscan encuentros con humanos.

Seguro te gustará esto  How mammals evolved from reptiles

Considerada la serpiente más venenosa del mundo, la rara y solitaria taipán de Australia (Oxyuranus microlepidotus) se defiende rigurosamente cuando se la provoca, asestando uno o más mordiscos. Lo que hace especialmente mortífera a la taipán de tierra adentro no es sólo su elevada toxicidad, sino una enzima que ayuda a acelerar la absorción del veneno en el organismo de la víctima.

Por suerte, la taipán de tierra adentro rara vez se encuentra con personas y no es especialmente agresiva, excepto, por supuesto, con sus presas, que son principalmente mamíferos pequeños y medianos, sobre todo la rata de pelo largo.

La mamba negra (Dendroaspis polylepis) habita vastas zonas de sabana, colinas y bosques en el sur y el este del África subsahariana. Su nombre no procede de su color, que es parduzco o gris verdoso, sino del interior negro de su boca.

El animal más venenoso

El monstruo de Gila (Heloderma suspectum, /ˈhiːlə/ HEE-lə) es una especie de lagarto venenoso originario del suroeste de Estados Unidos y del estado de Sonora, en el noroeste de México. Es un reptil pesado y de movimientos lentos, de hasta 56 centímetros de longitud, y es el único lagarto venenoso nativo de Estados Unidos. Sus parientes cercanos venenosos, los cuatro lagartos de cuentas (todos ellos antiguas subespecies de Heloderma horridum) habitan en México y Guatemala[3][4] El monstruo de Gila es perezoso por naturaleza, por lo que no suele ser peligroso y muy rara vez supone una amenaza real para los humanos. Sin embargo, tiene una reputación temible y a veces se le mata a pesar de que la especie está protegida por la ley estatal en Arizona[1][5].

Seguro te gustará esto  Proceso digestivo de los reptiles

División evolutiva del género Heloderma en especies (Reiserer et al)[6] Explicación de los números 1 Eoceno tardío (unos 35 millones de años) 2 Mioceno tardío (unos 10 millones de años) 3 Plioceno (unos 4,4 millones de años) 4 Plioceno (unos 3,0 millones de años)

El nombre "Gila" hace referencia a la cuenca del río Gila, en los estados estadounidenses de Arizona y Nuevo México, donde antaño abundaba el monstruo de Gila[7] Heloderma significa "piel tachonada", del griego antiguo helos (ἧλος), "cabeza de un clavo o tachuela", y derma (δέρμα), "piel". Suspectum viene de su descriptor, el paleontólogo Edward Drinker Cope. Al principio, este nuevo espécimen de Heloderma se identificó erróneamente y se consideró una variación septentrional del lagarto de cuentas que ya se sabía que vivía en México. Cope sospechaba que el lagarto podía ser venenoso debido a las estrías de los dientes[8].

Araña más venenosa

Cuando se habla de listas de las serpientes más mortíferas del mundo, la mayoría de la gente utiliza sólo un criterio y no tiene en cuenta otros factores significativos. Como resultado, muchas listas de las 10 más mortíferas tienden a ser inexactas o, como mínimo, sesgadas. Estas listas suelen basarse únicamente en la toxicidad de los venenos de las serpientes; sin embargo, también hay personas que centran sus listas de "serpientes más mortíferas" en las muertes por mordedura de serpiente en los países en los que viven o estudian, o a los que quizá simplemente tienen cariño.

Teniendo en cuenta los factores más significativos, hemos creado una lista más relevante, y esperamos que más objetiva, de las serpientes más mortíferas del mundo. La lista se ha elaborado utilizando nuestro método del Cociente Internacional de Peligrosidad. El cociente se basa en 6 factores críticos en relación con las demás serpientes de la lista. En cada categoría se concede un máximo de 5 puntos y, por tanto, cuanto mayor es el número, mayor o peor es ese factor en relación con las demás serpientes de la lista.

Seguro te gustará esto  Reptiles de la selva humeda

Con el veneno más tóxico de todas las serpientes, la dosis máxima registrada (para una mordedura) es de 110 mg, suficiente para matar a más de 100 personas o 250.000 ratones. Vea un vídeo de National Geographic en el que aparece nuestro Terry Philip.

Subir

Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos en nuestra web. Política de Cookies