Frecuencia cardiaca en reptiles

¿Te ha resultado útil este post?
Tabla de Contenido
  1. Frecuencia cardíaca normal del geco leopardo
    1. Frecuencia cardiaca del geco
    2. Frecuencia cardíaca de la serpiente de maíz
    3. Frecuencia cardíaca normal de la serpiente

Frecuencia cardíaca normal del geco leopardo

La capacidad de transporte de oxígeno es máxima cuando los reptiles se encuentran dentro de su zona de temperatura óptima preferida (POTZ). Esto tiene implicaciones obvias para las prácticas de cría. La molécula de hemoglobina es responsable de la absorción de oxígeno.

La sangre oxigenada entra en el corazón por la aurícula izquierda y la desoxigenada por la derecha. Las aurículas se contraen poco después la una de la otra. Así, una parte del corazón se llena de sangre oxigenada, la mayor parte de sangre mixta y la otra de sangre desoxigenada. Durante la sístole ventricular, la sangre se dirige a las grandes arterias, en la base del corazón, de modo que la sangre oxigenada se dirige al cerebro; la sangre mezclada se dirige al cuerpo y la sangre desoxigenada a los pulmones. La válvula atrioventricular impide el reflujo de sangre desde el corazón y tres válvulas semilunares lo impiden desde las arterias al corazón.

La frecuencia cardiaca de los reptiles depende de numerosas variables, como la temperatura corporal, el tamaño corporal, la frecuencia respiratoria y la estimulación sensorial. Basándose en la escala alométrica del peso corporal, una fórmula sencilla para la frecuencia cardiaca es 33,4 kg-0,25. Los reptiles que se calientan por la mañana tienen una frecuencia cardiaca más alta que los que se enfrían al final del día.

Seguro te gustará esto  Reptiles de republica dominicana

Frecuencia cardiaca del geco

ResumenLos estudios experimentales han demostrado que la frecuencia cardiaca disminuye en las tortugas desde el embrión hasta la eclosión, se mantiene estable en los eslizones y aumenta en las aves. Sin embargo, no se ha estudiado ninguna especie de serpiente a este respecto. Registré las trayectorias de evolución de la frecuencia cardiaca desde la fase embrionaria hasta la juvenil en 78 huevos de dos especies de serpientes nátridas europeas. Inesperadamente, las serpientes se comportaron más como aves que como tortugas o lagartos: la frecuencia cardiaca aumentó tras la eclosión tanto en N. maura como en N. natrix, respectivamente en un 43,92 ± 22,84% y un 35,92 ± 24,52%. El cambio de frecuencia cardiaca no estuvo relacionado con una elevación brusca del metabolismo per se (las serpientes que más aumentaron su frecuencia cardiaca fueron las que menos crecieron tras el nacimiento), sino que se debió a que algunos huevos más pequeños experimentaron frecuencias cardiacas más bajas de lo normal a lo largo de la incubación y recuperaron una frecuencia cardiaca normal tras el nacimiento. Este hallazgo se discute a la luz de los beneficios de la sincronía de eclosión.

Sci Rep 3, 3384 (2013). https://doi.org/10.1038/srep03384Download citationShare this articleCualquier persona con la que compartas el siguiente enlace podrá leer este contenido:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Frecuencia cardíaca de la serpiente de maíz

Todos damos por sentado que tenemos corazón: el fascinante órgano que todos llevamos dentro y que late continuamente para mantener la sangre bombeando por nuestro cuerpo. El flujo sanguíneo garantiza que el oxígeno, los nutrientes de los alimentos, las hormonas y los productos de desecho lleguen a las células correctas. El corazón es esencial para mantener con vida a los seres humanos y a la mayoría de los animales. Los corazones son aún más interesantes cuando examinamos lo que hacen, su aspecto, su funcionamiento y las similitudes y diferencias entre los corazones de las especies de todo el planeta. ¿Es similar el corazón de una jirafa al de un ser humano? ¿Qué animal sobrevive a pesar de no tener corazón? ¿Puede un corazón latir realmente más de 1.500 veces por minuto? De los dinosaurios a los insectos, de los humanos a los perros, este artículo analiza lo que realmente ocurre en el interior, explorando el mundo de la anatomía del corazón.

Seguro te gustará esto  T rex reptile 2

Seguro que sabes que los humanos y las jirafas tienen un solo corazón, como la mayoría de los animales, pero no todos. Los pulpos y los calamares (animales llamados cefalópodos) tienen tres corazones. Dos corazones bombean sangre a las branquias para que tomen oxígeno y el otro bombea sangre por todo el cuerpo (Figura 1). Los gusanos también son inusuales, con cinco estructuras llamadas arcos aórticos que actúan como corazones básicos. El mixino, a veces llamado anguila babosa, tiene un corazón verdadero y tres bombas accesorias que ayudan a la sangre a moverse. Cuando creías que ya lo habías oído todo, algunos animales carecen de corazón. Las medusas, las estrellas de mar e incluso los corales se las arreglan muy bien sin corazón. Las estrellas de mar ni siquiera tienen sangre, lo que explica que no necesiten corazón. En su lugar, utilizan unas pequeñas estructuras en forma de pelo llamadas cilios para empujar el agua de mar a través de su cuerpo y extraen oxígeno del agua.

Frecuencia cardíaca normal de la serpiente

ResumenEn muchos reptiles, los regímenes térmicos que experimentan los huevos en los nidos naturales varían en función del clima ambiental y la ubicación, y esta variación tiene importantes repercusiones en los patrones de desarrollo embrionario. Los recientes avances en la medición no invasiva de la frecuencia cardiaca embrionaria nos permiten responder a un antiguo enigma de la biología del desarrollo de los reptiles: ¿Se aclimatan las tasas metabólicas y de desarrollo de los embriones a los regímenes locales de incubación, como ocurre con la aclimatación metabólica de los reptiles tras la eclosión? Basándonos en una fuerte correlación entre la frecuencia cardiaca embrionaria y el consumo de oxígeno, utilizamos la frecuencia cardiaca como medida de la tasa metabólica. Demostramos la aclimatación de la frecuencia cardiaca en función de la temperatura en embriones de una tortuga, una serpiente y una especie de lagarto que ovipositan en nidos relativamente profundos, pero no encontramos aclimatación en otra especie de lagarto que utiliza nidos poco profundos (y, por tanto, muy variables térmicamente). Así pues, la aclimatación térmica embrionaria está muy extendida, pero no es omnipresente en los reptiles.

Seguro te gustará esto  Tortuga anfibio reptil wikipedia
Subir

Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos en nuestra web. Política de Cookies