Cómo saber qué causó que tu dragón barbudo vomitara

¿Te ha resultado útil este post?

Puede ser un desafío descubrir la causa cuando los dragones barbudos vomitan. ¿Es solo un “momento animal” inocuo o algo más serio?

Esta guía lo ayudará a descubrir qué está pasando, para que pueda tomar medidas si es necesario.

Tabla de contenido

  1. ¿Por qué vomitan los dragones barbudos?
    1. 1. Deshidratación
    2. 2. Comer algo que es malo para ellos
    3. 3. Impactación
    4. 4. Parásitos
    5. 5. Cuestiones de indicaciones geográficas
    6. 6. Sobrealimentación
    7. 7. Salmonella
    8. 8. Alta humedad
    9. 9. Temperatura de la carcasa incorrecta
  2. Por qué tu dragón barbudo vomita sin apetito
  3. ¿Por qué tu dragón barbudo está vomitando agua?
  4. ¿Por qué tu dragón barbudo está vomitando mucosidad?
  5. Por qué tu dragón barbudo está vomitando sangre
  6. Cuándo llevar a tu dragón barbudo que vomita al veterinario
  7. Conclusión
Tabla de Contenido
  1. ¿Por qué vomitan los dragones barbudos?
    1. 1. Deshidratación
    2. 2. Comer algo que es malo para ellos
    3. 3. Impactación
    4. 4. Parásitos
    5. 5. Cuestiones de indicaciones geográficas
    6. 6. Sobrealimentación
    7. 7. Salmonella
    8. 8. Alta humedad
    9. 9. Temperatura de la carcasa incorrecta
  2. Por qué tu dragón barbudo vomita sin apetito
  3. ¿Por qué tu dragón barbudo está vomitando agua?
  4. ¿Por qué tu dragón barbudo está vomitando mucosidad?
  5. Por qué tu dragón barbudo está vomitando sangre
  6. Cuándo llevar a tu dragón barbudo que vomita al veterinario
  7. Conclusión

¿Por qué vomitan los dragones barbudos?

Ver a tu dragón barbudo vomitar nunca es una buena señal. Si bien una sola sesión de vómitos no es motivo de preocupación, la regurgitación podría indicar posibles problemas de salud o problemas con su cuidado.

Estas son algunas de las razones más comunes por las que los dragones barbudos vomitan.

1. Deshidratación

Estos reptiles provienen de regiones áridas de Australia, por lo que están acostumbrados a sobrevivir sin toneladas de agua. Pero como cualquier otro ser vivo, los dragones barbudos tienen sus límites. La deshidratación es una causa común de vómitos y podría provocar problemas más graves en el futuro.

Consejo de experto: Una forma de probar la hidratación es pellizcando la piel. Los dragones barbudos hidratados tendrán una piel que se recuperará fácilmente. Pero si la piel de los pellizcos de su reptil se queda en su lugar o retrocede muy lentamente, podría tener un problema de hidratación en sus manos.

El agua es esencial para la supervivencia, pero los dragones barbudos son conocidos por evitarla. Prefieren hidratarse a través de los alimentos, y es raro verlos beber una bebida de un tazón. Aún así, es importante darles muchas formas de hidratarse.

Coloque un tazón de agua fresca en el recinto, instale un gotero o use un gotero manual para que su lagarto beba directamente. A muchos dueños de barba les gusta ofrecer Pedialyte si la deshidratación es evidente. La bebida rica en nutrientes está llena de electrolitos y hace un trabajo fantástico al ayudar a un lagarto deshidratado a recuperarse.

También puede rociar el recinto diariamente y bañar a su barbudo o alimentarlo con alimentos con alto contenido de humedad.

2. Comer algo que es malo para ellos

Los dragones barbudos tienen sistemas bastante duros, pero también pueden sucumbir a los efectos de comer algo menos que ideal para sus necesidades dietéticas. Estos animales son curiosos por naturaleza y les encanta comer cualquier cosa que puedan encontrar en sus recintos. Eso incluye alimentos y plantas potencialmente peligrosos.

Si tienes plantas vivas en el hábitat, ¡asegúrate de que sean seguras para los barbudos!

Tres dragones barbudos en un tronco

Algunas plantas que se sabe que dañan a los dragones barbudos incluyen narcisos, peonías, lirios, amapolas, glicinias y más. Estas plantas contienen compuestos tóxicos que no están de acuerdo con el sistema de su lagarto. Incluso un pequeño mordisco puede hacer que el cuerpo rechace la comida y provoque regurgitación.

Pero eso no es todo.

Incluso los alimentos que son relativamente seguros para los dragones barbudos pueden causar problemas. Tomemos, por ejemplo, gusanos de la harina o supergusanos. Estos alimentos a menudo se incluyen en muchas dietas de barba.

Sin embargo, pueden tener exoesqueletos particularmente duros que los dragones barbudos no pueden digerir por completo. Eso significa que comer demasiado podría provocar problemas de salud graves (más sobre esto más adelante).

Demasiados de estos exoesqueletos más duros pueden hacer que los dragones barbudos vomiten a corto plazo. Lo mejor que puedes hacer es reevaluar la dieta de tu barbudo, eliminar cualquier planta potencialmente peligrosa y concentrarte en alimentarlo con alimentos seguros para satisfacer sus necesidades dietéticas.

3. Impactación

La impactación es un problema médico que no debe tomarse a la ligera.

Esta condición se refiere a obstrucciones en el tracto digestivo. Es similar al estreñimiento en humanos. Las cosas se bloquean, lo que dificulta que tu dragón barbudo produzca desechos.

Desafortunadamente, este problema es más común de lo que muchos propietarios creen y puede ocurrir por muchas razones diferentes.

Una de las causas de la impactación es el tamaño y la dureza de los insectos que comen. Los insectos con exoesqueletos resistentes (como los gusanos de la harina o los supergusanos) pueden causar problemas. Algunos errores están bien, pero tardan más en procesarse que otros insectos. Entonces, cuando un barbudo come varios insectos con exoesqueletos duros al mismo tiempo, ¡es posible que necesite vomitar!

Seguro te gustará esto  Pudrición de escamas en serpientes: causas, tratamiento y prevención

Lo mismo ocurre con los insectos grandes. Los insectos más anchos que la distancia entre los ojos de la lagartija son más difíciles de tragar y digerir.

El sustrato también puede causar problemas. Cuando los insectos vivos intentan huir de su dragón barbudo, a menudo corren hacia el sustrato. El bicho queda cubierto de finos trozos de arena que la lagartija acaba tragando.

Estos lagartos no están diseñados para digerir arena o tierra, por lo que se atasca en su sistema.

Consejo de experto: La impactación puede ser dolorosa y potencialmente letal. Considere darle a su dragón barbudo un baño tibio. Los masajes suaves pueden alentar a que pase la impactación, pero deberá visitar a un veterinario si no se producen mejoras.

4. Parásitos

Otra causa de los vómitos de los dragones barbudos podrían ser las infecciones parasitarias. Los parásitos pueden invadir el cuerpo de tu mascota, alimentándose de ellos y causando varios problemas de salud. Algunos de esos parásitos ya existen en el sistema de su lagarto.

Uno de los parásitos más comunes con los que te enfrentarás cuando tengas un dragón barbudo es Coccidia.

Coccidia es un organismo unicelular que vive dentro del tracto digestivo de su lagarto.

La coccidia es más conocida entre los dueños de mascotas porque afecta a gatos y perros, pero también puede dañar a los dragones barbudos. Por lo general, el parásito no causa ningún problema. El sistema inmunológico del barbudo sabe cómo manejarlo y evitar que las infecciones se salgan de control.

Pero cuando un dragón barbudo tiene un sistema inmunológico debilitado y vive en un recinto mal mantenido, los números de Coccidia florecerán y causarán problemas. Lo mismo ocurre con otros microorganismos parásitos.

Los parásitos pueden causar muchos síntomas no deseados. Además de que tu dragón barbudo vomite, puede volverlo letárgico, causar episodios de diarrea, provocar pérdida de peso y más.

Lleva a tu dragón barbudo a un veterinario si sospechas que los parásitos son los culpables de los vómitos. Afortunadamente, hay muchas opciones de tratamiento disponibles para que su lagarto recupere la buena salud.

5. Cuestiones de indicaciones geográficas

Los dragones barbudos experimentan problemas digestivos como cualquier otro animal. Su intestino contiene un microbioma delicado de bacterias saludables que ayuda a procesar los alimentos de manera eficiente. Cuando surgen problemas para alterar el equilibrio del tracto gastrointestinal del lagarto, es posible que necesiten vomitar.

Hay muchas razones por las que ocurren los problemas gastrointestinales. Podría ser que tu barbudo haya comido algo difícil de procesar o que haya desarrollado salmonelosis por el crecimiento excesivo de bacterias. Cualquiera que sea el caso, el vómito es una reacción común.

Restaurar la salud gastrointestinal de su dragón barbudo puede llevar tiempo y un ajuste cuidadoso de su dieta. También es importante mantener las condiciones del recinto y limpiar el hábitat regularmente para evitar las bacterias que causan enfermedades.

Consulte a su veterinario para recibir tratamiento y tome medidas para evitar problemas en el futuro.

6. Sobrealimentación

Conoces este sentimiento demasiado bien si alguna vez te has pasado en un buffet de todo lo que puedas comer. ¡Los dragones barbudos pueden enfermarse si comen demasiada comida como nosotros! Desafortunadamente, muchos propietarios no conocen el punto de parada.

Los dragones barbudos pueden ser un desafío cuando se trata de alimentarse. A veces tienen apetitos insaciables. Otras veces, parece que no quieren comer nada. Sus apetitos van y vienen, por lo que es común que los dueños les den tanta comida como quieran a sus lagartijas cuando sus apetitos son altos.

Pero esto es lo que pasa con los dragones barbudos. No saben cuándo dejar de comer cuando tienen hambre. El exceso de relleno puede causar problemas de impactación a medida que el cuerpo se esfuerza por procesar lo que ya tiene. Eso obliga a la lagartija a regurgitar parte de su comida.

Este problema es más común cuando el lagarto se entrega a los insectos. Como se mencionó anteriormente, los gusanos de la harina y otros insectos con exoesqueletos duros tardan en digerirse por completo.

¡Lo mejor para tu dragón barbudo son las limitaciones de alimentación!

Por lo general, las lagartijas más jóvenes de hasta cuatro meses necesitarán dos o tres comidas pequeñas al día. Una vez que alcanzan la fase juvenil, es mejor reducir a solo dos comidas diarias. Después de alcanzar la madurez a los 18 meses, los dragones barbudos solo deben comer una vez al día.

Durante esa única alimentación, un barbudo solo debe comer lo que pueda durante unos 10 a 15 minutos. Después de eso, retira el exceso de comida para asegurarte de que tu dragón barbudo no se exceda y termine vomitando.

7. Salmonella

La salmonela es un tipo de bacteria que siempre genera señales de alerta cuando la gente la escucha. Sabes evitarlo en tu comida, pero ¿sabías que los dragones barbudos pueden portarlo?

Seguro te gustará esto  ¿Pueden los dragones barbudos comer plátanos? La guía completa

Estos lagartos pueden contraer la bacteria Salmonella a través de la interacción con un reptil infectado, el manejo inadecuado y las condiciones de vida antihigiénicas en general. Al igual que Coccidia, Salmonella puede vivir en el sistema digestivo de un dragón barbudo sin causar ningún problema.

Pero en el momento en que la bacteria tiene la oportunidad de florecer, se aprovecha y causa estragos en el sistema de su lagarto. Cuando el sistema inmunológico se debilita y no puede suprimir la bacteria, ésta prolifera hasta el punto de causar salmonelosis.

La salmonelosis es una enfermedad gastrointestinal que puede causar vómitos, diarrea, calambres, fiebre y más. Eventualmente puede matarlos.

Consejo de experto: También es posible que su dragón barbudo le propague la bacteria Salmonella a usted y a su familia. Es esencial tener precaución y buscar tratamiento para su lagarto lo antes posible.

8. Alta humedad

El recinto de tu dragón barbudo afecta su salud más de lo que crees. Estos lagartos no pueden funcionar cuando las condiciones no son las adecuadas. Uno de los factores ambientales más críticos a tener en cuenta es la humedad.

Un dragón barbudo adulto después de vomitar

Los reptiles necesitan humedad para mantenerse saludables, pero no se trata de llenar el hábitat con humedad. Los dragones barbudos provienen de regiones áridas. ¡No sobrevivirán mucho tiempo en un ambiente ultrahúmedo que imita las selvas tropicales!

Idealmente, los niveles de humedad para un dragón barbudo deberían estar entre el 30 y el 40 por ciento. Más alto o más bajo que eso, y vendrán problemas de salud.

Los niveles de humedad inadecuados pueden conducir a una amplia gama de complicaciones de salud. Eso incluye problemas digestivos, infecciones respiratorias y más. Y como sabes, cualquier número de estos podría hacer que tu dragón barbudo vomite.

Invierta en un higrómetro digital de alta calidad. Colóquelo en el recinto y controle las condiciones en todo momento.

Cuando la humedad suba demasiado, abra los orificios de ventilación para que el espacio respire. Si son demasiado bajos, rocíe el tanque y cree un ambiente cómodo.

9. Temperatura de la carcasa incorrecta

Al igual que la humedad, los ajustes de temperatura incorrectos pueden hacer que tu dragón barbudo se enferme y vomite.

Estas lagartijas mascotas requieren temperaturas cómodas y una amplia iluminación UVB para procesar los alimentos. Es esencial para muchas funciones biológicas.

Sin la cantidad adecuada de calor, los procesos digestivos se ralentizan. La comida que come tu lagarto esencialmente permanece en el estómago hasta que se agria, lo que provoca la regurgitación.

Un sistema de iluminación sólido es primordial para los dragones barbudos. Estos animales de sangre fría termorregulan moviéndose a diferentes partes del medio ambiente. Como resultado, no puede tener una temperatura estática en todo momento. Necesitas un gradiente de temperatura.

En un lado del recinto, instale una lámpara para tomar el sol con temperaturas de hasta 110 grados Fahrenheit. Por otro lado, mantenga las cosas a 80 grados.

Muchos propietarios experimentados tienen dos termómetros para monitorear ambos lados del tanque por separado. Le sugerimos que haga lo mismo para asegurarse de que las cosas estén estables durante todo el día.

No te olvides de la iluminación. Un ciclo estándar día/noche con 14 horas de luz es fundamental para la salud de la lagartija. Lo mismo ocurre con la luz UVB. Los rayos UVB ayudan con la digestión y la síntesis de calcio.

Tómese el tiempo para establecer una configuración sólida de temperatura e iluminación. Esté atento a las temperaturas y haga ajustes cuando sea necesario.

Por qué tu dragón barbudo vomita sin apetito

Ningún interés en la comida siempre debe levantar una bandera roja. Cuando se combina con vomitar, debe preocuparse. No comer puede exacerbar los problemas de salud existentes, lo que hace que tu dragón barbudo pierda peso y retrase la recuperación.

Entonces, ¿por qué sucede esto?

En muchos casos, la culpa es de la impactación. Cuando el sistema digestivo no puede procesar los alimentos y tu barbudo no puede expulsar ningún desecho, no tiene más espacio para comer. Comenzarán a consumir menos alimentos para evitar empeorar el problema y causar más dolor.

Otra razón por la que tu dragón barbudo vomita y no come es porque se está recuperando de una enfermedad. Los trastornos gastrointestinales y las infecciones pueden afectar su cuerpo, lo que hace que eviten los alimentos por completo hasta que tengan la fuerza para volver a comer.

Para abordar este problema, vea si su dragón barbudo está afectado. Vigílelos de cerca y tome nota de cualquier materia fecal que eliminen. Mientras tanto, verifique la configuración de la temperatura y la iluminación para asegurarse de que tengan el apoyo que necesitan para digerir los alimentos correctamente.

Si la culpa es de la impactación, déles un baño tibio y un masaje suave.

Si el problema persiste, lleva a tu dragón barbudo al veterinario de inmediato. Trate de recolectar algo de vómito para analizarlo, y su veterinario podrá diagnosticar el problema y recomendar un tratamiento.

Seguro te gustará esto  ¿Pueden los dragones barbudos comer ratones? La respuesta sorprendente

¿Por qué tu dragón barbudo está vomitando agua?

De hecho, es relativamente común que los dragones barbudos vomiten agua. No siempre tragan el agua que lamen. En cambio, lo sostienen en la boca, lo que hace que lo vomiten cada vez que abren la mandíbula.

Muchos dragones barbudos vomitan agua cuando beben en una cornisa o mientras trepan. Necesitan que sus cuerpos estén relativamente horizontales para tragar todo.

Por lo general, no hay motivo de preocupación en esos casos. Pero si tu dragón barbudo vomita agua repetidamente, podría ser que su fuente de agua esté sucia. Limpia el plato o el gotero, vuelve a llenarlo con agua limpia y deja que la lagartija se rehidrate.

¿Por qué tu dragón barbudo está vomitando mucosidad?

Los dragones barbudos pueden vomitar una mucosidad espesa y gelatinosa. Puede ser transparente o tener un ligero tinte amarillo.

Hay algunas razones por las que pueden vomitar mucosidad.

La primera es que están lidiando con una infección de las vías respiratorias superiores. Estas infecciones ocurren cuando hay demasiada humedad en el aire. Las bacterias crecen demasiado, lo que hace que el tejido que recubre la boca y la garganta se inflame.

Las infecciones respiratorias no son algo para tomar a la ligera. Controle los niveles de humedad. Hay una buena posibilidad de que la humedad sea demasiado alta.

Lleve a su dragón barbudo a un veterinario para recibir tratamientos con antibióticos, y este problema se puede resolver.

Otra razón por la que los dragones barbudos vomitan mucosidad es el agua potable sucia. Las bacterias pueden prosperar en el agua que se asienta durante más de unas pocas horas. Esa bacteria puede causar infecciones y enfermedades, lo que resulta en vómitos llenos de mucosidad.

Debe limpiar y rellenar los recipientes de agua al menos una vez al día. Si puedes hacerlo varias veces al día, ¡aún mejor!

El tipo de agua que proporciona también es importante. El agua del grifo estándar puede tener altos niveles de sustancias químicas como el fluoruro. El contenido mineral también puede ser demasiado para que el lagarto lo maneje.

Cambie a agua filtrada o destilada para asegurarse de que su dragón barbudo obtenga agua pura y limpia cada vez que entre a beber.

Por qué tu dragón barbudo está vomitando sangre

Ver a tu dragón barbudo vomitar sangre es alarmante y no es algo que debas ignorar.

Primero, asegúrese de que realmente esté viendo vómito. A veces, las heces de dragón barbudo pueden parecer vómito con sangre. Muchos propietarios confunden las heces con la regurgitación, por lo que debes vigilar a tu lagarto y asegurarte de ver de dónde viene ese maldito desastre.

Si es, efectivamente, vómito, hay un par de posibles culpables.

El primero es un mal hígado. La enfermedad del hígado graso afecta a los dragones barbudos con sobrepeso que a menudo comen en exceso. La grasa se desarrolla en el hígado, interfiriendo con su función biológica.

Un hígado graso generalmente hace que los reptiles se vuelvan débiles y letárgicos. Su apetito también puede sufrir.

Otra causa del vómito con sangre es el cáncer. Las masas cancerosas pueden hacer que los dragones barbudos vomiten sangre y, por lo general, es uno de los muchos síntomas posibles.

Independientemente del motivo, lleva a tu dragón barbudo a un veterinario lo antes posible. La regurgitación con sangre casi siempre indica problemas de salud subyacentes, y cuanto antes reciba atención veterinaria, mejor.

Cuándo llevar a tu dragón barbudo que vomita al veterinario

Una de las decisiones más desafiantes que tendrás que tomar cuando veas vomitar a tu dragón barbudo es cuándo buscar atención veterinaria.

Como regla general, debes llevar inmediatamente a tu barbudo a un veterinario cada vez que vomite sangre o mucosidad. Esas dos instancias podrían señalar problemas de salud graves que requieren tratamiento lo antes posible.

Pero, ¿qué pasa con la regurgitación estándar? No todos los casos de vómitos son motivo de gran preocupación. Como cualquier otro animal, los dragones barbudos pueden vomitar ocasionalmente sin consecuencias graves.

Para En otros casos, la mayoría de los expertos en reptiles recomiendan que lleves a tu lagarto a un veterinario cada vez que vomite más de dos veces. Una o dos sesiones de vómitos no necesariamente indican problemas más complejos. Pero si su dragón barbudo vomita más que eso, es mejor ir a lo seguro y buscar ayuda veterinaria.

Si hay un problema de salud subyacente, su veterinario puede hacer ese diagnóstico y salvar a su mascota.

Conclusión

Cuando un dragón barbudo vomita, no siempre es el fin del mundo. De hecho, ¡generalmente es causado por algo bastante inofensivo!

Pero en raras ocasiones, puede ser bastante preocupante. Ahora que sabe qué signos buscar, debería poder determinar la gravedad del problema y llevarlo al veterinario si es necesario.

Y como siempre, si no estás seguro de algo relacionado con la salud de tu barbudo, ¡habla con tu veterinario!

Subir

Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos en nuestra web. Política de Cookies