Cuidado de la rana tomate: tamaño, dieta, recinto, vida útil y más

¿Te ha resultado útil este post?

Las ranas tomate son anfibios fascinantes y únicos que muchas personas quieren tener. ¡Hay algo tan divertido en observar a estos pequeños bichos!

Esta guía cubre todo lo que debe saber sobre el cuidado de la rana tomate. Aprenderá sobre su tamaño, configuración del recinto, vida útil, dieta y muchos otros datos útiles.

Tabla de contenido

  1. Resumen de especies
  2. Apariencia y colores
  3. Vida útil de la rana tomate
  4. Tamaño promedio
  5. Cuidado de la rana tomate
  6. Tamaño del recinto
  7. Qué poner en su hábitat
  8. Temperatura e iluminación
  9. Humedad
  10. Agua
  11. Alimentación y Dieta
  12. Posibles problemas de salud
  13. Comportamiento y temperamento
  14. Manejo
  15. Pensamientos finales
Tabla de Contenido
  1. Resumen de especies
  2. Apariencia y colores
  3. Vida útil de la rana tomate
  4. Tamaño promedio
  5. Cuidado de la rana tomate
  6. Tamaño del recinto
  7. Qué poner en su hábitat
  8. Temperatura e iluminación
  9. Humedad
  10. Agua
  11. Alimentación y Dieta
  12. Posibles problemas de salud
  13. Comportamiento y temperamento
  14. Manejo
  15. Pensamientos finales

Resumen de especies

La rana tomate (Dyscophus guineti) es un anfibio con un nombre apropiado y una apariencia llamativa. En el comercio de ranas como mascotas, los entusiastas adoran esta especie por su coloración vibrante. También son ranas relativamente fáciles de cuidar con una comprensión básica de sus necesidades.

Puede obtener ranas de tomate criadas en cautiverio y capturadas en la naturaleza en el comercio de mascotas. Sin embargo, los aficionados a la herpetología experimentados recomiendan ejemplares criados en cautiverio para evitar parásitos y enfermedades.

Una rana tomate en busca de comida.

En la naturaleza, las ranas tomate provienen de la selva tropical oriental de Madagascar. También puedes encontrarlos en la costa este de África. Por lo general, habitan en selvas tropicales, pantanos y campos que reciben lluvias considerables. Las ranas se adhieren a los ríos, pantanos y cursos de agua estancados.

Consejo de experto: Las ranas tomate son una especie terrestre. Por lo tanto, no requieren toneladas de espacio vertical para escalar. Pero al igual que otras ranas, necesitan un hábitat bien mantenido y decorado con condiciones ambientales que coincidan con sus terrenos naturales.

Apariencia y colores

No es difícil ver por qué esta rana tiene su nombre único.

La característica más definitoria es la coloración. Las hembras adultas adquieren un impresionante color rojo anaranjado. Cubre la mayor parte del cuerpo. Sin embargo, es posible que vea algunos puntos negros o un sutil desvanecimiento a naranja en los costados.

El vientre de la rana es más neutral. Tiene un color blanquecino.

Desafortunadamente, los machos no tienen los tonos rojos de las hembras. Pero siguen siendo preciosos, no obstante. Los machos suelen ser de color amarillo anaranjado. También suelen tener marcas negras en el costado, lo que crea la apariencia de restos de hojas.

Las ranas tomate desarrollan sus distintos colores a medida que maduran. Los juveniles son más apagados, adquiriendo un color marrón amarillento en la parte superior y un color marrón grisáceo en los lados y la parte inferior.

Como la mayoría de las especies de ranas, las ranas tomate tienen grandes ojos saltones. Por lo general consisten en marrón y rojo brillante.

Consejo de experto: Una cosa que es única acerca de la rana tomate son sus patas. ¡No tienen patas delanteras palmeadas como la mayoría de las ranas!

Vida útil de la rana tomate

En cautiverio, el promedio de vida de la rana tomate es de seis a ocho años. Las ranas criadas en cautividad tienen más probabilidades de alcanzar el límite superior de su esperanza de vida general.

Esta especie puede vivir más tiempo. Se sabe que algunos viven hasta diez años, pero la norma es de seis a ocho años.

Como cualquier otra mascota, no hay forma de garantizar cuánto tiempo vivirá tu rana. Todo se reduce a la genética y la calidad de la atención que brinda. Lo mejor que puedes hacer es ocuparte de las necesidades de la rana y ofrecer una crianza de alta calidad para garantizar que estas criaturas vivan el mayor tiempo posible.

Seguro te gustará esto  Gecko doméstico mediterráneo: cuidado, esperanza de vida, dieta y tamaño

Tamaño promedio

Cuando compra una rana de tomate juvenil, mide alrededor de una pulgada a una pulgada y media. Los machos no crecen mucho más que eso, alcanzando longitudes maduras de alrededor de 2,5 pulgadas. Sin embargo, las hembras se vuelven aún más grandes.

Una hembra adulta suele medir cuatro pulgadas desde el hocico hasta la cloaca. Estos anfibios no son muy grandes. Como resultado, no requieren recintos masivos para mantenerse felices.

Cuidado de la rana tomate

El cuidado de la rana tomate no es particularmente difícil. Sin embargo, tienen requisitos de atención específicos que debe cumplir. El mayor desafío es establecer y mantener un entorno cerrado que los mantenga saludables.

Esto es lo que necesita saber sobre las ranas tomate y sus necesidades únicas.

Tamaño del recinto

Afortunadamente, no necesitas un tanque de gran tamaño para criar ranas tomate. Los mejores tipos de recintos tienen paredes de vidrio, tapas ajustadas y ventilación para controlar la humedad. El recipiente más fácil de conseguir es un simple acuario de vidrio de 10 galones.

El vidrio es el mejor material para mantener estable un ambiente húmedo.

Cíñete a las dimensiones estándar del tanque de 10 galones. Alrededor de 24 pulgadas de largo por 18 pulgadas de ancho y 18 pulgadas de alto es ideal. Debido a que la rana tomate no es una trepadora conocida, es mejor priorizar el espacio horizontal del piso sobre la altura.

Qué poner en su hábitat

El mejor enfoque al diseñar el hábitat de una rana tomate es imitar su entorno natural lo más fielmente posible. También debe crear un hábitat simulado que se adapte al estilo de vida de la rana.

Consejo de experto: Las ranas tomate son madrigueras. Pasan la mayor parte de su tiempo escondiéndose en barro o restos de hojas. En cautiverio, les gusta cavar pozos en los que pueden relajarse mientras descansan durante el día.

Agregue una capa de sustrato de al menos dos pulgadas de profundidad para facilitar este comportamiento de excavación. Si su recinto tiene una altura amplia, puede profundizar aún más. Los mejores recintos tienen suficiente sustrato para que la rana cave agujeros lo suficientemente grandes como para que quepa todo su cuerpo.

El mejor material de sustrato es la tierra vegetal libre de fertilizantes o la fibra de coco. Hay muchos sustratos para mascotas similares a la tierra en el mercado. No contienen productos químicos y brindan la textura que les encanta a las ranas de tomate.

También puedes conseguir fibra de coco. Si bien no es lo mismo que la tierra, está suelta y proporciona un amplio movimiento para excavar.

En la parte superior del sustrato, puede agregar una variedad de accesorios de anfibios para el enriquecimiento. En general, las ranas tomate son animales tranquilos. No los verás saltando alrededor del recinto.

Aún así, las decoraciones y los artículos de enriquecimiento pueden darle a la rana una mejor calidad de vida.

Considere agregar pieles adicionales en la superficie. También puede agregar túneles de troncos, rocas y otros materiales. No hay necesidad de agregar ramas o plataformas trepadoras. Las ranas tomate prefieren pegarse al suelo.

Otra forma de hacer que el recinto se sienta vivo y natural es incluir plantas. Tanto la seda como las plantas vivas funcionan bien. Sin embargo, las plantas vivas requerirán un sistema de iluminación más robusto.

Las variedades de plantas que viven en las selvas tropicales donde habitan estas ranas, como Pothos, son las mejores. Recuerde que la excavación de su rana podría exponer las raíces de la planta.

Temperatura e iluminación

La temperatura y la iluminación son aspectos sencillos del cuidado de las ranas tomate. Esta especie es nocturna. Pasan la mayor parte del día en madrigueras antes de salir después del anochecer. Debido a que no están activos durante el día, no se necesitan equipos de iluminación especiales ni lámparas UVB.

Seguro te gustará esto  Waxy Monkey Tree Frog: la guía de cuidado completo

Sin embargo, debe usar una bombilla de luz diurna de espectro completo. La luz debe cubrir todo el recinto y permanecer encendida todo el día para mantener un ciclo día/noche. Configure sus luces en un temporizador para obtener los mejores resultados.

La luz de espectro completo es primordial si tienes plantas vivas. Necesitan esa luz para prosperar.

En cuanto a la temperatura, las ranas de tomate son relativamente indulgentes. Pueden mantenerse saludables en temperaturas entre 65 y 80 grados Fahrenheit. Invierta en un termómetro digital para controlar las temperaturas en todo momento.

Si el recinto se calienta o se enfría demasiado, la salud de la rana tomate está en riesgo.

Los aficionados a la herpetología que viven en climas más fríos deben invertir en emisores de calor o iluminación debajo del tanque para mantener la temperatura después del anochecer.

Humedad

Al igual que otras ranas, esta especie necesita una humedad relativa alta para mantenerse saludable. Los niveles inestables de humedad son una de las principales causas de los problemas de salud de las ranas tomateras.

Los niveles de humedad deben estar entre el 65 y el 80 por ciento. Este no es un parámetro que desee estimar. ¡Compre un higrómetro y obsérvelo de cerca para mantener las cosas estables!

Con un buen diseño de recinto, mantener los niveles de humedad no es demasiado difícil. La tierra y el sustrato de fibra de coco absorben la humedad y ralentizan la evaporación. Lo mismo ocurre con las plantas vivas.

Consejo de experto: Es posible que aún necesite rociar el hábitat varias veces a la semana. Si es así, use agua limpia y sin cloro por seguridad y rocíe completamente la casa de su rana. También puede instalar un atomizador automático o un sistema de humidificación.

Agua

Las ranas tomate deben tener acceso a agua limpia. Además de todas las otras decoraciones que usó para crear el hábitat perfecto, instale un plato de agua poco profunda.

A diferencia de otras especies de ranas, las ranas tomate no son buenos nadadores. Como resultado, no necesita hacer la mitad del agua del tanque. Ese no es un ambiente ideal. Un plato pequeño de agua servirá.

Lo importante es que estés usando agua limpia y sin cloro. Las ranas tomateras absorben toxinas a través de su piel. Si bien es posible que bebas el agua del grifo, es posible que contenga sustancias químicas que dañen la salud de tu rana.

Lo mejor que puedes hacer es usar una solución acondicionadora de agua. Esto está fácilmente disponible en las tiendas de mascotas. Eliminará el cloro y los metales pesados ​​del agua.

Las ranas de tomate prefieren niveles de pH neutro y dureza de suave a media.

Alimentación y Dieta

En la naturaleza, las ranas tomate son depredadores de emboscada. Dejan sus madrigueras en la oscuridad de la noche para cazar.

Estas ranas no comen nada más que insectos vivos. Afortunadamente, tienes muchas opciones de alimentación.

El recurso para la mayoría de los propietarios son los grillos. Los grillos son baratos, fácilmente disponibles y sabrosos para las ranas. Asegúrese de obtener grillos criados en cautiverio que estén llenos de tripas. ¡Nunca debes alimentar a los insectos que encuentres en tu patio trasero!

Otros alimentos que puedes darle a tu rana tomate incluyen:

  • Rastreadores de la noche
  • gusanos de cera
  • gusanos de la harina
  • Gusanos Fénix
  • gusanos de sangre
  • escarabajos
  • Larvas de mosquitos

Los grillos deben ser el alimento básico de la dieta de las ranas tomate, pero puedes agregar otros alimentos a la mezcla para ofrecer variedad.

Además de proporcionar insectos cargados de intestino, debe agregar calcio en polvo y multivitaminas. Espolvorea los insectos con polvo de calcio una vez a la semana para los adultos y un par de veces a la semana para los juveniles.

Seguro te gustará esto  Serpiente de maíz albina 101: cuidado, vida útil, tamaño y dieta

Las ranas más jóvenes necesitarán comer todos los días. El mejor enfoque es proporcionar suficiente comida para que la rana coma durante 24 horas. Para los juveniles, eso es alrededor de tres o cuatro grillos.

Los adultos necesitan comer con menos frecuencia, pero deben consumir más. Generalmente, entre seis y diez grillos cada dos días es normal.

Posibles problemas de salud

Hay algunos problemas de salud que hay que tener en cuenta al cuidar una rana tomate.

Al igual que otros anfibios que viven en cautiverio, esta especie puede sufrir enfermedades óseas metabólicas. Esto ocurre cuando la rana no obtiene suficiente calcio para mantener los huesos fuertes. Eventualmente, pueden deformarse. La enfermedad también aumenta el riesgo de fracturas.

La mejor manera de evitar la enfermedad ósea metabólica es ser consistente con el calcio en polvo. Las ranas tomate son menos susceptibles a esta condición porque son nocturnas. Pero no proporcionar calcio puede causar problemas.

Las ranas tomateras también pueden sufrir infecciones bacterianas y problemas respiratorios.

Este último problema suele ser producto de malas condiciones ambientales. Su rana puede experimentar inflamación en el tracto respiratorio, lo que resulta en secreción, problemas respiratorios, etc. Vigile los niveles de humedad y temperatura para evitar estos problemas.

Las infecciones bacterianas son una preocupación para las ranas tomate debido a la forma en que absorben las cosas a través de la piel. Debes mantener el hábitat limpio para evitar problemas bacterianos. Detecte la suciedad limpia todos los días, reemplace el agua sucia y cumpla con un programa mensual de limpieza profunda.

Finalmente, las ranas de tomate son susceptibles a patógenos fúngicos. Esta especie tiene un mayor riesgo de contraer una enfermedad llamada quitridiomicosis. También pueden tener el síndrome de las piernas rojas.

Ambas condiciones pueden ser mortales y afectar gravemente la salud de su rana. Si nota cambios de comportamiento, consulte a un veterinario especializado en mascotas exóticas.

Comportamiento y temperamento

En su mayor parte, las ranas de tomate son discretas.

Como animal nocturno, no espere ver mucha actividad durante el día. ¡Lo mejor que obtendrás es ver a tu rana dormir debajo del suelo!

Se activan por la noche. Pero aun así, no son grandes escaladores ni criaturas bulliciosas. Están relajados y no les importa ver pasar el mundo.

Si están estresadas, las ranas tomate pueden actuar. Las hembras tomarán aire para inflarse. ¡Se vuelven considerablemente más grandes, pareciendo un tomate con ojos!

Cuando están muy estresadas, las ranas tomate macho y hembra pueden secretar una sustancia blanca de sus espaldas. Es pegajoso y asqueroso, por lo que debes mantener a tu rana lo más tranquila posible para evitar lidiar con ese desastre.

Es posible mantener más de una rana tomate en el mismo recinto. Sin embargo, necesita un amplio espacio para darle a cada rana su propio espacio. Si tratas de meter varias ranas en un tanque, es posible que se canibalicen entre sí.

Manejo

Las ranas tomate no son fanáticas de la manipulación. Lo tolerarán brevemente, como cuando transfieres una rana a otro recinto para limpiarla. Sin embargo, debes evitar sujetar a la criatura durante mucho tiempo.

Esta especie es un animal de “mirar, no tocar”.

Cuando manipule su rana, lávese las manos antes y después. También es aconsejable usar guantes. Las secreciones que se producen cuando se está estresado podrían causar problemas en la piel. Mientras tanto, la rana podría absorber aceites y jabones de tus manos.

Pensamientos finales

El cuidado de las ranas tomate no es nada por lo que sentirse intimidado. Siempre y cuando esté dispuesto a satisfacer sus necesidades y tomar el proceso en serio, ¡lo hará bien!

Si tiene alguna pregunta o comentario sobre la información y los hechos anteriores, no dude en enviarnos un mensaje. Nos encanta conectarnos con nuestros lectores y echarles una mano.

Subir

Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos en nuestra web. Política de Cookies